SAN ANTÓN

       
SAN ANTONIO ABAD. Biografía:
Antonio Abad  nació en el pueblo de Comas,  en el Alto Egipto en el año 251 y murió en el 356. Se cree que vivió hasta los 105 años. Se cuenta que alrededor de los veinte años de edad, cuando perdió a sus padres,  vendió todas sus posesiones y repartió todos sus bienes entre los pobres  para vivir en completa soledad en el desierto de Egipto, durmiendo en un sepulcro vacio.

Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, pero nunca optó por vivir en comunidad sino como ermitaño. Se cuenta que enterró a Pablo el Simple con la ayuda de dos leones y otros animales. De ahí el patrón de los animales y sepultureros.
Se cuenta también que curó la ceguera de una jabalina y sus  jabatos. Desde entonces la jabalina no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. A lo largo de la historia le fueron colocando más animales a  sus pies, como el cerdo. En la teología el colocar los animales junto a la figura de un cristiano era decir que esa persona había entrado en la vida bienaventurada, esto es, en el cielo, puesto que dominaba la creación.

Dio orden de que sus restos reposasen a su muerte en una tumba anónima.  Sin embargo, hacia el año 561 sus reliquias fueron llevadas a Alejandría, donde fueron veneradas hasta alrededor del siglo XII, y trasladadas a Constantinopla.
Tras la caída de Constantinopla, las reliquias de Antonio fueron llevadas a la provincia francesa del Delfinado, a una abadía que años después se hizo célebre bajo el nombre de Saint-Antoine-en-Viennois.
Su fiesta se estableció el 17 de enero tras el traslado de sus reliquias al Delfinado.

El hábito de la orden de los antonianos es una túnica de sayal con capuchón y llevan siempre una cruz en forma de tau ( T ). Durante la Edad Media además tenían la costumbre de dejar sus cerdos sueltos por las calles para que la gente los alimentara. Su carne se destinaba a los hospitales, o se vendía para recaudar dinero para la atención de los enfermos.

Hoy en día, “el día de San Antón”, para festejarlo tiene lugar la bendición de los animales y acto religioso. Cientos de vecinos aguardan la bendición de sus más queridas mascotas. El párroco imparte la bendición a  todos los animales presentes en el tradicional rito. 
Este año, manteniendo la tradición de otros años, lo celebraremos  en el colegio y cada niñ@ traerá un caballo, a ser posible, confeccionado por sus madres o abuelas. Aunque últimamente lo traen comprado. Y también bajaremos, a ver al Santo, a la iglesia.

 ¿CÓMO  CONFECCIONAR EL CABALLO?:
1º- Rellena un calcetín con lo que quieras 
( miraguano, algodón, lana, etc…) y le das un  poco de forma, cabeza de caballo, cosiéndolo con unas puntadas.
2º- Ata un mango de cepillo de barrer al calcetín relleno sujetándolo bien con cinta adhesiva.
3º- Ponle dos botones grandes de ojos y dos botones más pequeños para los orificios de la nariz. Corta dos triángulos de tela gruesa o tiesa, para las orejas. Las crines con lana gruesa.