MÁS NORMAS

Los peques necesitan puntos de referencia para su comportamiento. Pues un clima educativo estable y seguro percibido por el niñ@ garantiza la ejecución de su comportamiento. 

Por ello es necesario crear unos hábitos o normas de convivencia que orienten el comportamiento.
En un principio, es conveniente seleccionar pocas, pero necesarias. Tres o cuatro normas para empezar. Más adelante se podrán aumentar, eliminar o sustituir por otras, si se considera necesario.

Tendremos en cuenta que un exceso de normas restringe la libertad de acción, la espontaneidad y el aprendizaje del auto-control. Mientras que un vacio absoluto de normas incrementa la incertidumbre y el caos.

La edad es un factor importante a tener en cuenta. A menor edad, menos normas.
Primeramente se exigirá el cumplimiento de las normas más fáciles y a éstas se irán añadiendo otras de dificultad creciente.

Las normas suelen incumplirse cuando se hallan presididas por el principio” haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.

Es conveniente que en la asamblea de clase se comenten y surjan las normas.

Los carteles que coloquemos de vez en cuando hay que recordarlos para que los peques los vayan interiorizando.

Aquí dejo más carteles de hábitos.















Fuente de imágenes: Diario de una maestra